Muchas veces tenemos ganas de hacer cambios importantes en nuestras casas, pero nos frena el saber que requieren de mucho tiempo y presupuesto. 

Sin embargo, los cambios no tienen que ser enormes para producir una sensación de hogar y de satisfacción, que es lo que buscamos en definitiva. Algunos incluso pueden llevar tan sólo unos minutos. 

Debajo les dejamos algunos tips para llevar a cabo:

  • Llená la casa de perfumes

Un rico perfume no sólo puede traerte buenos recuerdos sino que también demuestra un interés y una energía por mantener tu espacio. Pueden ser perfumes de flores frescas, el olor a una comida rica o sahumerios comprados especialmente para darse un gusto.

  • Adorná con objetos que te den felicidad o traigan recuerdos

Desde imprimir y colgar fotos, colgar arte, sacarle el polvo a ese souvenir que compraste y sigue guardado o algún recuerdo de algún familiar que ya no está: encontrar esas cosas que nos transportan a otra ubicación puede ser la clave que estaba necesitando tu hogar.

  • Reorganizá tus muebles

A veces los pequeños cambios pueden producir grandes resultados. Salir de la rutina visual sólo moviendo las cosas de lugar, genera un cambio de aire y sensación de cambio. También es positivo saber que se puede volver para atrás en el caso de no estar convencido del cambio.

  • Re-utilizá muebles viejos

Existe una moda creciente alrededor del mundo que busca reciclar muebles viejos y darles una segunda vida. Se los suele arreglar, pintar y muchas veces colocar apliques para modernizar los ambientes y darle una personalidad distinta a muebles que “quedaron en el tiempo”. 

  • Jugá con el color

Los colores juegan un rol importante en nuestra percepción, a tal punto que existen teorías en psicología sobre el impacto del color en nuestro ánimo. Puede ser pintando o empapelando una pared o muebles, poniendo a la vista cosas que antes estaban tapadas. ¡No tengas miedo en probar cosas nuevas!

  • Agregá plantas

Las plantas no sólo pueden mejorar la calidad de aire de tu casa, sino que también son una gran decoración para el ambiente. Te hacen sentir más conectado con la naturaleza y requieren de amor y cuidado para que se mantengan saludables, lo cual también genera una sensación de satisfacción al ver que crecen saludables.

  • Mejorá la iluminación

La falta de luz en una casa puede dar la sensación de tristeza o aburrimiento.
Podés enfocarte en mejorar la luz natural o la artificial. En el primer caso, es importante quitar cosas que la tapen o reduzcan, por ejemplo usando cortinas livianas, y agregando un espejo que refleje y amplíe la que actualmente se recibe.
En cuanto a la luz eléctrica, no siempre es necesario reordenar o comprar nuevos aparatos: a veces hasta cambiando las bombillas de luz a unas más grandes o cálidas ya se puede notar un cambio muy positivo.

  • Reducí y doná

Reducir esas cosas que no tienen utilidad o que ya no querés más da una sensación de satisfacción y de minimalismo. Si se puede donar o regalar a una persona que le pueda encontrar una nueva funcionalidad, ¡te dará más satisfacción todavía!

  • ¡Ponete cómodo!

Tener un hogar que te invite a sentirte relajado es clave para estar más contento en un espacio. Encontrar rincones donde sentarse o acostarse, comprar almohadones o cobertores que te inviten a descansar hará de tu espacio un lugar más calmo y tranquilizador.

  • Comprá organizadores

Existen miles de tipos de elementos que se venden en bazares o supermercados para mantener tus espacios más ordenados y prolijos. Desde ordenadores de zapatos y cajones, ropa interior, cajas de ropa, etc.