Una mudanza es una situación ideal para perder objetos. Pero también, en el guardado, traslado y desempaquetado, pueden romperse las cosas más frágiles y hasta provocar accidentes. En parte, estas son las principales razones por las que mudarse puede ser tan estresante. Por eso, en esta nota te contaremos al detalle, cómo empaquetar y guardar objetos frágiles durante tu mudanza.

Organización y elementos necesarios: cómo empaquetar y guardar objetos frágiles

Hacete de los elementos necesarios. Lo primero que vas a necesitar es hacerte de los elementos imprescindibles para el embalaje: cajas, cintas de embalar, toallas o trapos, un fibrón para etiquetar cajas, papel de diario y, de ser posible, plástico de burbujas.

Identificá lo más delicado de todo. Para comenzar, identificá, dentro de los objetos delicados, cuáles son los más susceptibles de romperse. Esos objetos podés trasladarlos con cuidado en el flete, o bien en un viaje aparte.

Etiquetá las cajas para saber qué hay dentro. Es importante que cada caja tenga alguna identificación sobre lo que tiene adentro. Etiquetar te será útil ya que, una vez que las cajas estén embaladas, no sabrás cuál es su contenido y querrás que los empleados de la empresa de mudanza distingan aquello particularmente frágil. Además, las etiquetas te servirán para descargar el contenido de las cajas una vez que llegues a tu nuevo hogar.

Cómo empaquetar y guardar objetos frágiles: técnicas de guardado

Los objetos frágiles, separados unos de otros. Es importante que, si vas a guardar dos objetos que pueden romperse juntos, lo hagas con suficiente material que separe a uno del otro. Por ejemplo, podés usar burbujas de plástico, papel, toallas o sábanas. ¡No escatimes con el material para recubrirlos! Es lo único que te garantizará que no se rompan.

Estabilidad de los objetos. Otro aspecto fundamental en el empaquetado es garantizar que los objetos no se muevan adentro de la caja. Para esto, se puede usar el maple de los huevos, las burbujas de plástico o abundante tela. También pegar algunas partes del objeto a la caja y, de esta forma, darle estabilidad.

Tips y aspectos a tener en cuenta

Pisos firmes. Es importante que chequees que las bases de las cajas que vas a usar sean estables. Un error o accidente muy común es que se desfonden y los objetos se caigan al suelo cuando se están cargando o descargando. Una buena idea, si tenés elementos muy pesados dentro de la caja, es que refuerces la base o que alquiles cajas de plástico firmes.

Cajas de cartón fuertes, el imprescindible de la mudanza. No menosprecies la necesidad de tener buenas cajas: si son inestables, o se rompen, no te serán útiles para proteger tus objetos. Por el contrario, si se quiebran o abollan, también lo harán tus pertenencias.

Objetos electrónicos. Si sos de las personas que guardan las cajas originales, este es el momento de desempolvarlas. Ninguna caja será mejor que aquella en la que llegó. Caso contrario, deberás conseguir cajas de tamaños que se ajusten a tus electrodomésticos. Para los televisores y heladera, que puede resultar más difícil conseguirles caja, podés recurrir a envolverlos en frazadas y trasladarlos con sumo cuidado.

Plástico de burbuja: Si te ves en la obligación de usar este material para guardar tus cosas con cuidado, recordá que podés darle nueva vida si lo utilizás en botellas de plástico para hacer ladrillos ecológicos, o podés llevarlo limpio y seco a la basura reciclable.

Si necesitás ayuda o materiales para el correcto guardado, podés contar con nosotros. En Space Guru tenemos todo lo que necesitás para guardar tu cosas de manera segura. Consultá con uno de nuestros asesores.Boton Conoce SG

Author