Las mudanzas son una de las experiencias más estresantes por las que pasan las personas a lo largo de su vida. Esto es por los tiempos y logística que requiere, la incomodidad de vivir con el desorden (aunque sea momentáneo) y los costos ocultos que implica.

Un motivo que no siempre contemplamos y que puede aumentar el estrés, son los peligros de los accidentes que pueden ocurrir durante las mudanzas. La mayoría de ellos se pueden prevenir prestando mayor atención, con planificación y orden, aunque al ser justamente accidentes, nunca se podrá asegurar del todo que no sucedan.

 

Enumeramos las más comunes:

Caídas 

Estas se pueden ocasionar con más frecuencia al estar trabajando en un espacio de desorden y al ubicar cosas en lugares donde no suelen ir, como en espacios de circulación. Es importante prestar atención a dónde se dejan las cosas, por ejemplo: si se pueden evitar pasillos, puertas, espacios donde transcurre la gente con frecuencia. 

Una forma de intentar evitarlos es planeado y despejado el camino antes de levantar un objeto, buscando que el mismo no bloquee la vista.

Otro punto a tener en cuenta es intentar que las mascotas o personas que no estén involucradas en el proceso, y puedan entorpecer las tareas y generar accidentes para sí mismos o para otros, no estén presentes en los momentos más complicados de la mudanza. 

Elementos mal asegurados

El apuro o la negligencia pueden generar accidentes prevenibles. Entre ellos, pueden ser muebles mal colocados, elementos mal sujetados o cargados, cajas apiladas que no están bien balanceadas, etc. Es importante también tener las cosas bien aseguradas al momento de colocarlos en el auto o camión de mudanza, evitando que las cosas se rompan, tapen la visibilidad y generen posibles accidentes de tráfico.

 

Lesiones por esfuerzos mal hechos

Muchas veces no le damos suficiente importancia a este punto. Las fuerzas mal hechas pueden resultar en dolor articular o muscular, contracturas o rigideces, inflamaciones, o incluso algunos accidentes más graves como lumbalgias, hernias o roturas.

Si bien es un tema complejo cuya indicación varía según la posiciones que se usen, existen reglas generales de cómo cuidarse al levantar mucho peso o hacerlo por mucho tiempo.

  • Elongar brazos y piernas antes de comenzar a hacer el ejercicio pesado.
  • Separar las piernas para darle una amplia base de apoyo al cuerpo al levantar cosas pesadas. 
  • Al levantar la carga desde el piso, hacer la fuerza mayormente desde las piernas, caderas y rodillas, evitando sobreexigir la columna y los brazos.
  • No girar el tronco mientras que se levanta una carga, sino intentar rotar lentamente los pies.
  • Mantener el objeto pesado lo más cerca al cuerpo posible, para tener mayor estabilidad.
  • Apretar los músculos del estómago a medida que levanta el objeto o se lo baja.
  • Al momento de agarrar objetos pesados que se encuentran por encima de la cabeza, es conveniente utilizar algo que te ayude a estar a nivel como escaleras o banquetas. Con esto se evitan lesiones de columna y de hombros.
  • Si algo resulta muy pesado, siempre mejor pedir ayuda que sobreexigir el cuerpo.

¡Esperamos que puedas tener la mejor experiencia de mudanza!

Author